9/10/09

Y esto parece verdad para mi

Anoche decidí ver el cielo
aquél, oscuro y profundo.
Así como lo veíamos en aquellos tiempos
cuando nada nos importaba.

Fué extraño no tenerte a mi lado
y no poder abrazarte,
como siempre lo hacía
sin que existieran las lágrimas.

¿Te acordás de mi estrella?
¿La que decidiste que era mía?
Ahí sigue mi amor.
Pero su luz no es la misma,
al igual que la tuya..

Una vez más vi la noche
y agradecí poer los hermosos días a tu lado,
cuando aún eramos inocentes,
y todavía sabíamos amarnos.

No hay comentarios: