17/5/09

De mi Buenos Aires prendido fuego

a veces ya no hay remedio
no importa cuanto más lo intenten
no importa como quiera evitarlo
siempre está ahi
aquel porteño recuerdo
aquel eterno susurro de las calles
sus risas
sus manos
ellas... todo.
Ese gris interminable
el olor al movimiento
al ritmo, a las personas..
su noche, su mañana
mi Buenos Aires.

No importa cuanto quiera ocultarlo
porque días así estoy fané
y no hay sonrisa que me haga cambiar.

No hay comentarios: