20/1/09

descubro que la vida es otra cosa

Después de un tiempo uno se empieza a ver al espejo y encuentra todo aquello que en verdad es. Uno descubre que en verdad su más grande temor es la soledad, y que cuando se encuentra en ella, no sabe como reaccionar, entonces lastima a los que más quiere.
Descubre que su imaginación vuela, y nunca vuela a su favor. Que un poco de confianza en el mundo no la van a lastimar, aunque las experiencias digan lo contrario.
Se da cuenta que llorar por los que se fueron, aquellos que la abandonaron, o ella abandonó es un mal necesario, y que quizás es la mejor forma de calmar al corazón. Entonces entiende que llorar no es de débiles, sino una forma de curar.
Seguís mirandote en ese espejo, y tus marcas te cansan, tu cuerpo te cansa, tus ojos, tu cabello, tu tan falsa sonrisa del momento. Entonces de una vez por todas, lo proponés, decidís acabar con todo ello, con todo eso que no está bien. Y de alguna otra forma empezas a tratar de aprender a estar lejos de todos, a no ser dependiente, a concentrarte en otra cosa, porque es así, la vida es otra cosa, y no es lo que vos pensabas.

No hay comentarios: